La imaginación musical de Fran Straube es un volcán en constante erupción. Rubio, su nuevo proyecto, es un estallido de pop prismático, emotivo y cautivador: su inconfundible estilo vocal serpentea a través de punzantes melodías electrónicas, beats en ascenso y atmósferas neo-clásicas en una mezcla difícil de encasillar y que corre libre de tendencias (ella la llama música intercontinental). Música para navegar la noche, para apagar las luces, para llevar en loop constante. Cada tema de Pez (2018) se abre camino en ese lugar extraño entre el oído y la emoción y ¿lo mejor? su brillante sonido electrónico es interpretado por un ensamble de músicos que entregan uno de los lives más potentes que se ha visto en el pop latino.