Colectividad y psicodelia son los pilares de este combo místico-sonoro que, técnicamente desde Texas pero más bien desde alguna dimensión alterna en la que Sun Ra nunca desapareció, recorre libre tiempo y espacio combinando épocas y géneros, para crear rituales inducidos por una mezcla lisérgica de rocanrol, soul y sí, world beat. Los live sets de la Golden Dawn Arkestra suelen convertirse en pachangas llenas de exotismo vintage, vapores de pachuli y liberación corporal, haciéndonos conectar con nuestro lado más jocoso y natural. Su más reciente álbum, Children of the sun (Nine Mile, 2018) es una oda al Sol  y con él, NRMAL se convertirá -momentáneamente- en un paraíso hippie del que nadie podrá escapar.